Aprender a Leer a los 3

crecer

Hace unas semanas se publicó mi libro “Aprender a leer a los 3: Método Doman aplicado en el Aula Preescolar”. En él se recogen las experiencias de más de diez años de trabajo con un programa de lectura precoz, aplicado con éxito con niños desde los dos años en el entorno escolar. Este libro presenta una adaptación práctica para las escuelas que parte de la propuesta Doman para la lectura temprana en el hogar.  A sólo un mes desde su publicación, el libro ha tenido una gran acogida entre educadores y padres del mundo hispanohablante, lo cual me hace sentir emocionada y agradecida.

Quisiera compartirles, en este espacio, dos cosas: por un lado, la introducción del libro, para quienes deseen conocer un poco más de qué se trata la propuesta, esperando abrir su apetito para leer el libro entero. Y por otro lado, un video grabado hace unos días en nuestra escuela, en donde podremos observar que pequeños de cuatro años juegan una lotería de palabras, leyendo con alegría, facilidad y disfrute.

Me gustaría mucho recibir sus comentarios: sobre el libro, sobre sus experiencias en cuanto a la lectura temprana, sobre la educación de los más pequeños, y también sus sugerencias y dudas. Gracias a todos los educadores -padres o maestros- que reconocen el gran potencial de los niños y que cada día dedican su tiempo y entusiasmo ayudándolos a desarrollarlo.

Aprender a Leer a los 3: Método Doman aplicado en el Aula Preescolar

Introducción

Llevo muchos años escribiendo este libro. Empecé a dibujarlo en la mente, en bosquejos inquietos y suaves, poco después de que el mayor de mis hijos ingresara por primera vez al preescolar. Él tenía cuatro años, cuatro años que a las escuelas de su ciudad natal les parecían muy pocos para enseñarle todo lo que él quería aprender. Cuantro años que a mí me parecían demasiados para los escuetos programas de aprendizaje que en aquel entonces teníamos disponibles en las instituciones locales. Por supuesto que yo quería que él jugara, que hiciera amigos, que la pasara bien. Pero también quería que aprendiera muchas cosas, sin más límites que su propia curiosidad y potencial. Los cuales eran enormes. Como son los de todos los niños.

Llevaba ya algún tiempo enseñándoles a leer y muchas otras cosas, a él y a su hermanita, entonces de dieciocho meses. Me había convertido en su primera maestra, y los tres lo disfrutábamos mucho. Pasaron un par de años. Seguíamos sin encontrar una escuela que pudiera combinar el juego y la algarabía con un programa de aprendizaje creativo, estimulante y ambicioso. Decidí entonces que debía fundar la escuela que quería para mis hijos.

Seguí escribiendo este libro a pausas, año con año, cuando iniciamos la tarea de diseñar los programas de la escuela y comenzamos a aplicarlos con nuestros primeros grupos de niños. Había probado la metodología Doman en casa, con mis propios pequeños, pero llevarla a cabo en la escuela era otra historia. Enfrentamos muchos retos, tuvimos muchas pequeñas victorias cotidianas. Mis hijos crecieron, llegó un tercer bebé. La escuela también creció. Aprendimos muchas cosas en el camino. Mientras mejoraba el diseño de los programas y comenzaba a desarrollar materiales de enseñanza y cursos de capacitación para nuestras maestras, continuaba escribiendo este libro en el fondo de la mente, rumiando los cómos, los porqués, los para qués.

Comencé a presentar talleres y conferencias, nuestra escuela se multiplicó en otros campus en otras ciudades e incluso en otro país. En cada conferencia compartía un pedacito de este libro que se estaba gestando. Pero aún sus palabras no poblaban el papel, real o digital. Hasta ahora. De alguna manera, este libro se sigue escribiendo, aún después de su publicación. Se reescribe en las experiencias de todos aquellos que colaboraron para darle el soplo de vida, y en las de las entusiastas educadoras –y algunos maestros- que han compartido sus comentarios en nuestros foros sociales.

Aprender a leer a los 3 es un libro dedicado a las y los docentes de preescolar y de primaria baja, así como a los educadores de la infancia temprana en general. Presenta una propuesta para la lectura precoz en preescolar, inspirada en la metodología de Doman para el aprendizaje de la lectura en el hogar. La adaptación del programa viene de la experiencia de trabajo con niños pequeños en nuestras escuelas. El libro se divide en siete capítulos; el primero explica por qué es importante y deseable enseñar a leer a los niños desde temprana edad. Explora datos referentes a la compresión lectora y a los hábitos de lectura, qué es lo que hace a un buen lector y por qué el disfrute de la lectura es esencial. Presenta una breve historia de Los Institutos para el Logro del Potencial Humano y su trabajo con niños con necesidades educativas especiales -o sin ellas- alrededor del mundo, y aborda cómo es que llegué a involucrarme en este trabajo, primero, como madre, y más tarde, como directora de Los Institutos para Latinoamérica y como fundadora de las escuelas inspiradas en Doman.

El capítulo dos está dedicado a analizar qué es la lectura y qué es lo que sucede en el cerebro cuando leemos. Compara los principales métodos para enseñar a leer, y presenta una breve historia de la enseñanza de lectura en la civilización occidental. En este capítulo se describen las diferencias entre los dos principales ambientes de aprendizaje: el hogar y la escuela. Explica cómo los padres son los mejores maestros, y cómo los educaores pueden lograr mayores resultados con sólo escuchar a las madres. Por último, se analiza la investigación documentada sobre la metodología Doman y cómo podría ésta adaptarse a entornos escolares.

El tercer capítulo presenta la propuesta de lectura temprana en preescolar. En él se describen las técnicas, los materiales y las oportunidades para resolver problemas como forma de evaluación y como experiencias de aprendizaje en sí mismas. Esta propuesta se ha diseñado, implementado y perfeccionado tras 18 años de experiencia, en el hogar y en nuestras aulas con niños pequeños.

En el capítulo cuatro se propone un programa de lectura para tres grados de preescolar (3, 4 y 5 años). Se presenta un programa semanal que incluye dos categorías de palabras individuales, una categoría de pares y oraciones, y un texto corto o poema que usa las “palabras objetivo” de la semana. Hay material para 40 semanas de un año escolar, para cada grado, por lo que se incluyen un total de 120 planes semanales.

Cómo enseñar a los niños a escribir se explica en el capítulo quinto. Se discuten los diferentes aspectos de la escritura (por ejemplo, caligrafía vs escritura creativa) y se presenta un programa de escritura para cada uno de los tres años de preescolar.

El capítulo 6 propone algunas ideas para usar la tecnología en el aprendizaje de la lectura y la escritura. Para la lectura, se analiza el uso de computadoras y otros dispositivos, haciendo hincapié en la importancia del contacto humano cálido y poniendo en primer lugar los intereses y necesidades de los niños. Se propone también el uso de la computadora como un complemento a la ruta de escritura, a partir de los 4 años, y con el programa de lectura como fuente de inspiración para escribir palabras, oraciones, y con el tiempo, cuentos cortos y poemas.

El último capítulo del libro reconoce los desafíos que la propuesta podría enfrentar en el ámbito escolar: las diferencias entre el hogar y en la escuela y cómo pueden afectar los resultados del programa, la resistencia al cambio, la falta de materiales didácticos producidos comercialmente, la integración del programa con el resto de las actividades diarias y el uso de la propuesta en la educación especial. En general, el libro trata de presentar un enfoque optimista y honesto sobre esta metodología para la enseñanza de la lectura y la escritura. Se reconoce la superioridad del hogar como el entorno de aprendizaje más importante: de hecho, nuestros niños podrían comenzar a aprender a leer antes de los tres años, en casa, en el regazo de su madre.

Por cierto, los tres años no tienen nada de especial. Es simplemente el momento en el que una gran cantidad de niños ingresa a la educación preescolar en muchos lugares del mundo, y por ello es el tiempo en el que podemos comenzar un programa de lectura en la escuela. No queremos decir que los niños aprenderán a leer cualquier cosa, de manera fluida, a esta edad. Pero seguramente reconocerán una buena cantidad de palabras, y esta cantidad seguirá acumulándose con las semanas y meses. Lo más importante es que buscamos desarrollar en ellos la comprensión y fluidez que hará de la lectura una experiencia gratificante.

Las dos diferencias más importantes de nuestra propuesta en comparación con la enseñanza tradicional de la lectura es el cómo y el cuándo. Empezamos antes, mucho antes. Y lo hacemos de una manera divertida, significativa y fácil para el niño.

® 2012 Elisa Guerra Cruz

También puedes visitar este BLOG en WORDPRESS: http://elisaguerra.wordpress.com/2013/02/14/aprender-a-leer-a-los-3/

¿Sabías que ofrecemos un curso en línea para aprender a implementar un programa de lectura temprana en el aula?  "Aprender a leer a los 3", 59 sesiones y más de seis horas de video, demostraciones y práctica, para cursarlos en tus propios tiempos, a tu ritmo, a través de internet. Además, una vez que te inscribes al curso, éste permanece para siempre en tu cuenta. En agradecimiento a tu visita a nuestra página, puedes registrarte al curso con un 20% de descuento usando el cupón “Web" en este enlace.

Si deseas más información sobre nuestro curso en línea "Aprender a leer a los 3", haz click aquí.

© Elisa Guerra Cruz 2012